Menú Cerrar

Técnicas de adiestramiento canino

El adiestramiento canino es el entrenamiento que realizamos con un perro para enseñarle a que realice ejercicios o habilidades concretas.

Podemos englobar las técnicas de adiestramiento en dos bloques: las basadas en la teoría del aprendizaje y las basadas en la etología canina.

Antes de verlas, es importante aclarar ciertos términos ya que por su connotación podemos asociar equivocadamente un significado, es decir, por ejemplo, cuando en adiestramiento se utiliza la palabra positivo o negativo no significa “bueno” o “malo” al igual que cuando se utilizan las palabras refuerzo o castigo tampoco estamos hablando de “bueno” o “malo” según sus estándares.

Realmente el significado de estas palabras en términos de adiestramiento serian los siguientes:

  • Positivo significa dar, como por ejemplo; dar un regalo o un premio.
  • Negativo significa quitar, por ejemplo, quitarle la atención.
  • Refuerzo significa que el comportamiento ocurrirá más a menudo.
  • Castigo significa que el comportamiento ocurrirá con menos frecuencia.

Es decir, el refuerzo y el castigo se definen por el resultado.

Ahora sí, veamos cuáles son las técnicas.

Índice

Técnicas de adiestramiento basadas en la teoría del aprendizaje.

Existen en la actualidad 4 técnicas basadas en el aprendizaje:

  • Adiestramiento en positivo
  • Condicionante
  • Clásico o tradicional
  • Mixto

Descubre en Amazon todas las ofertas de productos para adiestrar a tu perro.

Adiestramiento en positivo

El adiestramiento en positivo consiste en reforzar los comportamientos y actos deseados a través de un premio y el cariño. Sólo le podremos dar un premio cuando el perro realice lo que le pedimos o queremos y si no, no se le podrá recompensar pero nunca reaccionaremos con un castigo.

Como decimos, en este método los castigos están exentos y el perro se divierte más, aprende más rápido y conseguimos afianzar la relación con él.

Su popularidad fue muy baja hasta la década de los 90, cuando el libro No lo mates… enséñale de Karen Pryor se convirtió en best seller.

Para empezar a aplicar esta técnica es importante que aprendamos a comunicarnos con él, deberemos crear un vocabulario de gestos a los que más adelante asociaremos con una palabra u orden a cada uno de ellos.

Turid Rugaas nos describe muy bien este lenguaje en su libro El lenguaje de los perros: señales de calma.

Las principales ventajas del adiestramiento positivo son:

  • Los resultados son tan buenos como los que se pueden obtener con el adiestramiento tradicional.
  • No es necesario hacer daño físicamente al perro.
  • Es muy sencillo, rápido y divertido.
  • Conseguimos que el perro aprenda relacionando por sí mismo lo que esperamos de él y lo que le estimula mentalmente.

La principal desventaja de este adiestramiento es que en esta técnica el animal trabajará y obedecerá para obtener una recompensa pero, si hubiera otra cosa que le motivara más que el premio en ese momento, corremos el riesgo de que no nos haga caso.

Adiestramiento condicionante

Este tipo de adiestramiento resulta muy divertido, aunque es algo más complicado de aplicar que el anterior.

El adiestramiento condicionante consiste en unir al premio otra cosa, como por ejemplo el conocido “Clicker” que es una dispositivo de plástico con una pestaña de metal, que al pulsarla emite un sonido.

Te recomendamos el libro: Haz de tu perro una estrella con el clicker: Divertidos ejercicios para HTM y Freestyle

Se realiza de la siguiente manera: Cuando el animal realiza bien el comportamiento deseado se debe hacer sonar el clicker y a posteriori se le da el premio. El animal por lo tanto, asocia el comportamiento bien hecho con el ruido y después con la comida, por lo que aprenderá muy rápido.

 

Este sistema es muy útil y se utiliza para los perros que se entrenan para hacer habilidades, agility, perros de asistencia, de anuncios…

Adiestramiento tradicional o clásico

El adiestramiento canino tradicional se basa en la corrección de la mala conducta a través de castigos en lugar del refuerzo del buen comportamiento a través de premios o caricias. El objetivo es hacer saber al perro todos aquellos comportamientos que no son deseados y que no deberá realizar bajo ningún concepto.

No hay por qué utilizar en exclusiva el daño físico del animal, sino que se le puede erradicar una conducta mediante el susto o el miedo, de tal manera que el perro tenga presente cuáles son las consecuencias de realizar una acción no aprobada por el adiestrador.

De esta forma, no se consigue estimular la motivación por querer aprender nuevas órdenes o trucos, sino todo lo contrario.

El castigo se crea empleando collares de ahorque, pinchos, púas o antiladridos. El gran problema es que el uso de estos objetos puede crear desordenes psicológicos, estrés e incluso pueden generar daños físicos en el animal si no se usan correctamente o se excede su utilización.

Esta técnica está un poco descatalogada y por fortuna cada vez se usa menos. Pero además, estos artículos sólo los deben usar profesionales ya que serán sólo de utilidad cuando por ejemplo, un perro tiene unas actitudes muy agresivas  y cuando los métodos positivos no nos serán muy eficaces en un principio.

El adiestramiento canino tradicional tuvo su época de máximo esplendor una vez terminadas las dos guerras mundiales. Éste fue el campo de prueba para un adiestramiento llevado en un primer momento por los militares, que se basaba en el refuerzo negativo y los castigos como únicos estímulos para conseguir que el perro realizase los ejercicios o las órdenes que se le exigían.

En su origen tuvo un claro objetivo bélico, considerando a los canes como meros instrumentos de trabajo, necesarios para ayudar en la lucha, y sin tener en cuenta los daños que éstos pudieran tener, puesto que en determinados casos su actuación estaba precisamente prevista para ser animales-bomba o armas completamente prescindibles, entre otras cosas.

Adiestramiento mixto

El adiestramiento mixto, como su propio nombre indica, es una mezcla entre el adiestramiento tradicional y el adiestramiento en positivo comentados anteriormente.

Esta forma de educar puede llegar a ser exitosa en perros adultos que tengan una conducta complicada y que haya que hacer cosas para cambiarla rápidamente.

Se realiza utilizando el castigo para que hagan el comportamiento que se pide en cada momento y una vez vayan aprendiendo y realizándolo bien por si solos, se le van eliminando los castigos y se le refuerza el trabajo bien hecho con comida, premios y cariño.

Otra variación de este tipo de adiestramiento mixto puede ser la de premiar el buen comportamiento, pero cuando actúe de manera errónea, castigarlo.

Técnicas de adiestramiento basadas en la etología.

Esta técnica consisten en seguir que las conductas naturales e instintivas de los perros sean las que les permitan estar bien educados y entrenados. Para ello, el dueño debe ser la figura líder de la manada y a partir de ahí educar a su mascota.

Este tipo de técnicas no suele practicarse ya que no da resultados de adiestramiento como tal, sino que funcionan complementando y dando apoyo a otras.

Consejos para un correcto adiestramiento canino

Elijas la técnica que elijas para adiestrar a tu perro, hay una serie de puntos que hay que tener en cuenta para que todas ellas sean lo más efectivas posibles:

Última actualización el 2020-08-07 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *