Menú Cerrar

¿Por qué mi perro se come la caca?

Seguro que tu perro, sobretodo de cachorro, ha podido tener este comportamiento o has escuchado a otros dueños que te han contado que sus perritos han llegado a comerse su caca u otras que había por la calle, sin motivo aparente.

La coprofagia, que es como se denomina técnicamente al consumo de excrementos por parte de un animal, no tiene una única explicación. A veces, este comportamiento puede ser un síntoma de alarma.

Pueden ser sus propios excrementos (autocoprofagia), los de otros perros (coprofagia intraespecífica) o los de otros animales (coprofagia interespecífica).

En general, se sabe sabemos que hay especies que son por naturaleza coprófagas como pueden ser los insectos y tienen como fuente de alimento esencial los excrementos de otros animales.

Por otro lado, tenemos otros animales que sólo lo hacen en circunstancias especiales y en contadas ocasiones, como pueden ser los perros, los primates o los roedores.

¿Es un trastorno?

Hay que aclarar que la ingestión voluntaria de heces se enmarca dentro de un trastorno general, llamado pica. La pica engloba todas aquellas tendencias a ingerir sustancias que no son apropiadas o habituales en una determinada especie, siendo la coprofagia la más habitual.

Un perro con pica, puede sentirse atraído por la ingesta de elementos tan dispares como: tierra, piedras, arcilla, desperdicios, monedas, bombillas, ropa, pelotas o jabón.

Causas de la coprofagia canina o motivos por los que tu perro come caca

Los expertos apuntan diversas hipótesis para explicar el porqué de la ingestión de excrementos por parte de los perros que no es en sí misma ni una patología ni una muestra de mala educación, sino una costumbre puntual, con distintas posibles causas:

Nutricionales
Un perro con déficit de vitaminas o minerales, puede recurrir a la ingesta de heces para compensar esa carencia. Hay que tener en cuenta que las heces suponen para los canes una interesante fuente de nutrientes que aún quedan tras la digestión y la excreción, en especial la procedente de animales herbívoros.

Médicas
A veces, cuando un perro come caca lo hace por una causa orgánica. Como posibles causas médicas tenemos las siguientes: diversas patologías digestivas, síndrome de malabsorción intestinal, parásitos intestinales, la depresión, el hipotiroidismo o la diabetes.

Conductuales
Cuando el perro experimenta sentimientos negativos, puede que haga todo lo posible para llamar la atención de sus cuidadores. Puede ocurrir ante la ansiedad o stress por separación, la soledad, el aburrimiento o el sentimiento de falta de libertad.

También especialmente, los cachorros, en su afán de explorarlo todo, son capaces de ingerir heces porque les gusta el olor o bien por imitación.

También puede ocurrir que, los canes pequeños, que no tienen muy buen control de sus esfínteres y tienen miedo a ser regañados, suelen comerse sus propias heces, para hacer desaparecer el “cuerpo del delito”.

Si conviven con gatos pueden encontrar “apetecibles” sus heces, o sentir curiosidad hacia ellas.

¿Cómo solucionarlo?

La mayoría de las veces, para atajar todos estos problemas con éxito, es necesaria la ayuda de un especialista en etología canina.

También puedes seguir los siguientes consejos:

Síntomas de la coprofagia

Naturalmente, el signo más evidente de que un perro está comiendo heces, es verlo.

Otros síntomas habituales son:

  • Halitosis: Aliento fétido.
  • Poliuria: El perro hace más pis de lo habitual.
  • Polidipsia: El can se muestra más sediento de lo normal.
  • Delgadez: Los perros suelen tener apetito, pero en vez de engordar, adelgaza.
  • Gastroenteritis: Suelen padecer inflamación intestinal y estomacal.
  • Insuficiencia pancreática exocrina –IPE–: La IPE puede causar trastornos digestivos y una absorción insuficiente de los nutrientes. La coprofagia puede ser uno de sus síntomas, junto con la diarrea, la pérdida de peso, el aumento del apetito y los gases.
  • Cambios en las defecaciones: Las heces son muy malolientes y blandas; observándose a menudo la presencia de grasa a consecuencia de una insuficiente actividad de la enzima lipasa pancreática en el intestino.

¿Comer heces es perjudicial para mi perro?

A menudo nos preocupamos por si este mal hábito puede resultar perjudicial para la salud de nuestros perros. El riesgo más evidente es que coman los excrementos de otro perro que pueda tener alguna enfermedad parasitaria o viral, y de este modo, por la ruta fecal-oral, se transmita a nuestro perro.

Por lo demás, en principio no habría porqué preocuparse pero siempre podemos acudir a nuestro veterinario para consultarle y que examine a nuestro animal.

Última actualización el 2020-08-06 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *