Menú Cerrar

Adiestramiento perro terapéutico

Muchos investigadores y médicos afirman que la presencia de mascotas en nuestro día a día nos proporciona mejor calidad de vida, aumenta nuestra salud general y reduce la posibilidad de que caigamos en una depresión.

Por este motivo, muchos animales, especialmente los perros, pero también gatos, caballos, aves, conejos,vacas y delfines, son empleados en diferentes terapias con los pacientes.

¿Qué es la zooterapia?

Como acabamos de ver, la zooterapia la podemos definir como la actividad que emplea a ciertos animales, o productos derivados de ellos, para algunos tratamientos médicos.

Algunas terapias se basan en la presencia e interacción del animal con una persona, pero otras utilizan al animal para llevar a cabo un procedimiento médico.

Función de los animales

El entrenamiento de los animales junto con las habilidades naturales que estos poseen, hacen que su presencia, más que amistosa y esperanzadora, sea útil para advertir sobre situaciones que pondrían en riesgo la salud de las personas. Increíblemente las especies animales contienen hasta 250 millones de receptores olfatorios que son capaces de detectar cambios importantes en los organismos del cuerpo humano sin que podamos percibirlo. Igualmente el uso de su vista y audición es muy agudo y desarrollado, por lo que también los utilizan para estudiar profundamente a la persona con tan sólo sentirla, olerla o mirarla a los ojos.

Por medio de ladridos, agitaciones o intentos de llamar la atención, un animal puede avisar a tiempo y antes de que ocurra una tragedia o una futura crisis en el paciente. Esto resulta muy valioso para todo el equipo médico que tiene la oportunidad de prevenir y salvar vidas humanas. Los infartos, ataques epilépticos, melanomas (cáncer), entre otras alteraciones, realmente pueden detectarse antes de que ocurran debido a que el cuerpo presenta cambios, sólo que no son visibles para los sentidos humanos, pero sí para las otras especies animales.​

Actividades Asistidas con Animales (AAA),  programas de visitas y Terapias Asistidas con Animales (TAA)

Existe una diferencia entre estos tres términos que no deben confundirse.

Las actividades asistidas con animales (AAA), son aquellas que se realizan entre varios participantes y uno o más animales entrenados. No se concentran en una persona en particular ni se establecen objetivos específicos de tratamiento, sino que por medio de actividades divertidas, se motiva a la participación colectiva, lo que genera agradables experiencias terapéuticas que benefician a nivel emocional, relacional y educativo.

Este tipo de actividades son ideales para personas con problemas de autoestima, seguridad y dependencia, pues el estímulo de la presencia animal, las muestras afectuosas y las acciones sinceras, leales y positivas que estos muestran, crean un ambiente sin tensiones y apto para comenzar a socializar con otros compañeros del grupo. Una conversación entre dos o varias personas puede iniciarse a partir de una gracia que haga el animal o alguna experiencia relacionada y se desee compartir. Esto permite cambiar por completo la actitud y visión de las personas con este tipo de problemas emocionales al mismo tiempo que aprenden valores que enriquecerán su vida a nivel personal y social.

Los programas de visitas tienen lugar cuando los propietarios van acompañados de sus animales para visitar a los pacientes con el objetivo de socializar y regalar un momento de tranquilidad y empatía.

Por último y a diferencia de las actividades asistidas y las visitas, las Terapias Asistidas con Animales (TAA) están más enfocadas a individuos con problemas específicos y más que actividades divertidas, son ejercicios terapéuticos aplicados en sesiones con el propósito de relajar y mantener positivos a los pacientes más delicados, lo que repercutirá de manera exitosa en su salud. Estos reciben un seguimiento y una programación en las sesiones con el fin de obtener un resultado curativo o una mejora en la calidad de vida.

¿Qué es un perro terapéutico?

Los perros terapéuticos son pues, aquellos perros empleados para la ayuda en ciertos tratamientos de algunos pacientes.

Es importante señalar que los perros terapéuticos no son canes de asistencia, es decir, no conviven las 24 horas con la persona a la que ayudan, sino que solo realizan visitas programadas, acompañados de su guía y juntos trabajan bajo la dirección de un especialista que puede ser un psicólogo, un pedagogo, etc.

Objetivos de los perros terapéuticos

Uno de los objetivos más importantes de este contacto humano-animal es el de mejorar la calidad emocional y la seguridad en pacientes que han perdido la motivación ante las situaciones de la vida, debido a la depresión o a la falta de interacción con la sociedad por estar dentro de hospitales, clínicas o bajo la supervisión de profesionales.

Pero otro objetivo igual de importante, es que estas terapias pueden llegar a conseguir despertar los reflejos de personas con algún tipo de discapacidad, superar fobias, depresiones o enfermedades de origen nervioso, relajar a pacientes con alguna demencia o disminuir niveles de violencia y aislamiento en centros penitenciarios.

¿Dónde podemos encontrar a estos perros?

Residencias de ancianos
La presencia animal dentro de las estancias y asilos para personas de la tercera edad, es muy valiosa y agradecida, pues muchas de estas personas, que lamentablemente no reciben visitas de sus familiares, se ven reconfortadas por el cariño y lealtad que estos pequeños seres vivos demuestran con sinceridad. La tristeza, la depresión, la ansiedad, entre otras manifestaciones comunes dentro de estos dos lugares, pueden ser tratados y equilibrados teniendo contacto con un perro, gato, conejo u otra especie entrenada.

Colegios
Contribuyen al desarrollo de habilidades cognitivas y a la mejora de las capacidades motoras. Además, animan a los niños a la lectura y participan en programas sobre cuidados y adiestramiento de mascotas con métodos en positivo.

Hospitales
Su principal función es distraer a los pacientes para que olviden, aunque sea por un rato, las enfermedades que padecen o el dolor que sienten.

Hogares particulares
Son una buena opción para los enfermos terminales que deciden recibir cuidados paliativos en su domicilio. Los distraen del dolor y les generan bienestar al poder acariciarlos.

Centros penitenciarios y de menores
Hoy en día, en distintas partes del mundo, perros y otros animales pequeños son llevados a cárceles tanto de mujeres como de hombres para erradicar las acciones y sentimientos violentos que estos puedan presentar. Esto no quiere decir que si el prisionero cambia de actitud tiene la oportunidad de recuperar su libertad, pero sí puede influir de manera significativa para su tiempo de condena gracias a una conducta ejemplar. Se ha demostrado que las peleas y los suicidios dentro de las penitenciarías se reducen con este tipo de visitas animales.

Requisitos para ser un perro terapéutico

Aunque los beneficios de tener un perro son múltiples y muy conocidos, no todos los canes pueden ser perros de terapia y deben tener ciertas aptitudes para llevar a cabo dicha tarea. Además, se los evalúa para descartar patologías de comportamiento como las fobias o la agresividad.

Para ser un perro terapéutico, además de recibir una educación básica, deben ser:

  • Muy sociables y dóciles
  • Deseosos de agradar al hombre
  • Tolerantes, pacientes y dispuestos
  • Inteligentes y capaces de aprender con facilidad
  • No deben alterarse con ruidos bruscos

Luego se los somete a situaciones simuladas para comprobar su reacción y se evalúa para qué patología presentan mayor disposición.

En un principio cualquier raza puede ser utilizada para la terapia asistida con animales, pero los Golden y los Labradores acostumbran a ser los más aptos.

No se recomienda utilizar perros de gran tamaño para no intimidar a los pacientes, ni perros con orejas o colas amputadas dado que su apariencia puede ser poco amigable. También se evitan a perros que babean demasiado por  cuestión higiénica o animales que pierdan mucho pelo, a causa de las alergias que pueden provocar.

Beneficios de utilizar un perro terapéutico

  • Empatía: la relación con el animal favorece el hecho de ponerse en la situación de los demás.
  • Enfoque exterior: los animales ayudan a las personas que tienen una enfermedad mental, que tienen baja autoestima, depresión, etc., a cambiar el enfoque de su ambiente, logrando que piensen y hablen de los animales, en vez de sus problemas.
  • Relaciones: pueden abrir un cauce de comunicación emocionalmente seguro entre su terapeuta y el paciente.
  • Aceptación: tienen una manera particular de aceptar a las personas sin calificarlas.
  • Entretenimiento: la presencia de un animal da diversión a las personas.
  • Socialización: ciertos estudios han demostrado que las visitas que los animales hacen a las instituciones, ofrecen mayor socialización entre las personas del lugar. Se muestran más alegres, más sociables con los demás, disminuyen la ansiedad y el estrés y mejora el estado de ánimo.
  • Estímulo mental: ocurre porque se incrementa la comunicación con otras personas, ayudando a la evocación de recuerdos.
  • Beneficios fisiológicos: muchas personas se sienten relajadas cuando los animales están presentes y se produce una disminución de la presión sanguínea.

Adiestramiento de un perro terapéutico

Antes de entrenar a un perro de terapias debemos hacer una buena elección. Deben ser ejemplares fiables, equilibrados, que posean un comportamiento predecible, que sean controlables (con una buena obediencia), que resulten adecuados para una determinada tarea y que tengan capacidad de inspirar confianza.

También es importante recalcar que siempre adiestraremos a un perro de terapias de manera positiva, lo que significa reforzar o premiar cada vez que el perro haga algo que nos parezca bien o cuando deje de hacer algo que no está bien.

Una vez tengamos al perro adecuado, empezaremos con un adiestramiento en la educación básica, para ir incorporando habilidades propias de un perro de terapia.

A modo de ejemplo, éstos son algunos de los ejercicios que requiere conocer un perro de terapia:

  • Apoyar la cabeza en el regazo del paciente
  • Recoger un objeto y dejarlo en la mano
  • Llevar un objeto de una persona a otra
  • Golpear con la nariz al paciente
  • Pasar por debajo de la piernas
  • Subir al regazo
  • Besar a la orden
  • Ladrar a la orden
  • Pasar a través de aros
  • Tumbarse al lado del paciente
  • Ponerse encima de un paciente tumbado
  • Saludar
  • Mantenerse quieto y relajado encima de una mesa

Mientras dura el período de adiestramiento, iremos exponiendo al perro al mayor número posible de estímulos relacionados con los futuros lugares de trabajo como pueden ser: sillas de ruedas, personas con uniformes, todo tipo de ruidos, festivales, etc.

Una vez que el perro haya adquirido todas estas habilidades, podrá ayudar a los profesionales del sector en sus sesiones como perro terapéutico.

Última actualización el 2020-08-07 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *