Menú Cerrar

Cocker Spaniel Americano

Clasificación FCI: Grupo 8 – Perros cobradores de caza – Perros levantadores de caza – Perros de agua.

Origen

Se tiende a creer que fueron los antiguos romanos quienes extendieron por todo su imperio un tipo de perro de caza adaptado al trabajo en entornos acuáticos, por lo que es posible que este tipo de perro llegara a las islas británicas en tiempos remotos.

También se cree que la cepa que después ha dado origen a las razas “spaniel”, a la que pertenece el Cocker, es más específica de la península ibérica. Sin embargo, no hay consenso sobre el origen del término spaniel, ya que algunos estudiosos aseguran que procede del término “l’espainholz”, derivada del francés antiguo “s’éspagnir”, y que significaba “tumbarse”, en clara referencia al comportamiento de estos perros durante la caza.

En cualquier caso, los primeros “spaniel” dieron lugar a dos tipos diferentes de can según el terreno británico en el que realizaran sus labores de caza: los spaniels de agua (Water Spaniels) y los spaniels de tierra (Land Spaniels). Estos últimos, a su vez, fueron evolucionando hasta crear otros dos tipos diferenciados por colores y tamaños, de modo que aparecieron los Setting Spaniels (que después darían lugar a los distintos tipos de setter) y los Springing Spaniels, que también se dividían en dos tamaños, los grandes y los pequeños, de donde surgió el Cocker.

Precisamente porque hasta el siglo XIX estos perros pertenecían a un grupo o a otro según su tamaño nos es difícil profundizar en el desarrollo del Cocker.

Una vez que empezaba el siglo XX y empezó a seleccionarse como raza propiamente dicha, gustó mucho tanto en Europa como en Estados Unidos y fue en este segundo sitio donde se le seleccionó con criterios estéticos diferentes hasta que acabaron considerándose dos razas distintas: el Cocker Inglés y el Cocker Americano.

Tampoco hay acuerdo sobre el origen del término “cocker”, pero la teoría más extendida es que se trata de una derivación de “cocking”, que es el término inglés para la focha de agua.

Apariencia general

Es un perro pequeño de tamaño ideal con cuerpo fuerte y unas orejas largas bien recubiertas de pelo.

Su hocico es ancho y profundo y tiene unos ojos redondos y mirando hacia el frente. El color de su iris es marrón oscuro. El color de la nariz armoniza con el color del borde de los párpados.

El pelo de su cuerpo tiene diferentes longitudes:  En la cabeza debe ser corto y fino; en el cuerpo de largo mediano , las orejas, pecho, abdomen y las partes posteriores de las extremidades deben tener flecos. Es sedoso, liso o ligeramente ondulado.

Color y manchas:

  • Variedad negro: Color negro sólido, que incluye el negro con marcas color fuego. El color negro debe ser azabache, los matices pardos o hígado en el pelo no son deseables.
  • Cualquier otro color sólido que no sea negro (ASCOB): Que varíe desde el color crema más claro al rojo más oscuro, incluyendo el color pardo y pardo con manchas color fuego. El color debe tener una tonalidad uniforme.
  • Variedad de varios colores: Dos o más colores sólidos bien definidos, uno de los cuales debe ser el blanco; negro y blanco, rojo y blanco, pardo y blanco y ruano; cada combinación de estos colores puede incluir con marcas fuego.
  • Marcas color fuego: La tonalidad de las manchas color fuego puede variar desde el crema más claro al rojo más oscuro.

Altura a la cruz:

  • 38,10 cm para un macho
  • 35,56 cm para una hembra

Peso:

  • Macho: 7 -14 Kg
  • Hembra: 7 -14 Kg

Carácter y educación

El cocker destaca por su inteligencia, alegría y dinamismo, características que mantiene desde sus primeros años de desarrollo.

En el pasado se creó el mito de que los Cocker de color rojo estaban “locos” y que por eso mordían y eran muy difíciles de tratar pero lo cierto es que hoy día no existe ninguna razón para seguir creyendo que los Cocker rojos tiene problemas de comportamiento.

El Cocker mantiene su instinto de caza y una gran predilección por el agua. Es por eso que, en caso de que estemos por el campo y  esté suelto, intentará zambullirse en charcos, ríos, etc.

Esta raza de perro también se puede adaptar sin ningún problema a la vida en la ciudad haciendo ejercicio a menudo y teniendo paseos diarios.

El American Cocker Spaniel es un perro extremadamente cariñoso y amigable, que se volcará en los suyos con una lealtad infinita. Los Cocker en general son muy alegres y  su apariencia de peluche refuerza esa dulzura. Tratan con delicadeza a los niños y otros animales.

Son activos pero sosegados, cariñosos pero no pegajosos y responden rápidamente a los estímulos ambientales. Se trata de animales a los que gustan los juegos que simulan la caza debido a sus orígenes como perro de caza, pero se adaptan perfectamente a la vida en interiores siempre que se le den paseos regulares.

Los American Cocker suelen ser bastante dóciles, lo que sumado a su maravillosa inteligencia y capacidad de aprendizaje hará que el adiestramiento de nuestra mascota sea cómodo.

Que no se nos olvide que son perros bastante obstinados y cabezotas, por lo que puede que nos cueste un poco conseguir que realicen las órdenes que se les mande.

La popularidad del Cocker americano hace unos años, produjo un aumento de la reproducción de forma irresponsable y ha creado en estos perros un comportamiento temeroso o agresivo en algunos ejemplares.

Aunque originalmente era un perro de caza, ahora cumple el rol de un animal doméstico o de perro de exhibición y, a diferencia del cocker inglés, raramente se le ve cazando.

Particularidades

El Cocker no es una raza que presente muchas enfermedades, aunque sus orejas largas y colgantes pueden hacer que tenga cierta predisposición a la otitis. Hay que ser capaces de mantenerlas limpias y en caso de que aparezca una otitis, debemos acudir al veterinario.

Como parte de su cuidado diario, debemos pensar en elegir una alimentación adaptada a sus necesidades. Ello permite el refuerzo del sistema inmunitario y el cuidado de su todavía sensible aparato digestivo, así como de su piel y pelo.

Consejos y cuidados

El Cocker es fácil de mantener, pero es imprescindible que le cepillemos los flecos largos a menudo porque se anudan fácilmente. En caso necesario, se pueden recortar, pero será mejor que lo haga un peluquero canino.

Hay que prestar atención en mantener cortos los pelos que crecen entre los dedos y las almohadillas, ya que si son muy largos pueden entorpecer su movimiento.

Para mantener el pelo de nuestro American Cocker lustroso y sin enredos, debemos cepillarlo como mínimo una vez al día.

Se recomienda también bañarlo regularmente, y si queremos mantener su pelaje en las mejores condiciones y con la apariencia propia de la raza habrá que recurrir a los profesionales.

Descuidarlo por completo puede propiciar el desarrollo de parásitos y, por ende, la aparición de problemas como la miasis canina.

También hay que mantener sus oídos siempre limpios y cuidados, ya que son tendentes a los problemas del aparato auditivo. En caso de que hubiera de espigas o residuos que pudieran ocasionar edemas u otitis, podrían crear una sordera permanente.

Para limpiar los oídos debemos usar un producto aprobado por nuestro veterinario y así evitaremos que nuestra mascota sufra molestias y picores, los cuales serán evidentes porque sacudirá la cabeza, le dolerá al tocar la zona y se rascará constantemente las orejas.

Última actualización el 2020-08-07 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *