Menú Cerrar

Cómo cambiar correctamente el pienso a nuestro perro

Si ha llegado el momento de cambiarle el pienso a tu perro pero no sabes cómo hacerlo, estás en el lugar adecuado porque te vamos a contar la manera más sencilla para cambiar la alimentación de tu peludo.

Descubre aquí una amplia variedad de piensos para tu mascota y elige el que mejor se adpate a él según sus características.

Pueden ser muchos los motivos por los que debas cambiar la alimentación de tu mascota: porque tu perro pasa de la etapa de cachorro a la de adultode adulto a senior, porque lo tienes que poner a dieta, o porque necesite un pienso diferente por haberle castrado y quieres que no engorde mucho.

Los piensos de perro deben garantizar que cada comida proporcione una nutrición completa y equilibrada en todas las etapas de la vida.

Sea cual sea el motivo, hay que saber que el cambio de alimento de un perro tiene que hacerse de forma gradual.

La adaptación de un perro a un nuevo alimento es más complicada que la del ser humano, por ejemplo, porque los perros tienen un menor número de bacterias en su estómago y eso hace que tengan más dificultad para sintetizar y metabolizar los nutrientes.

Si modificamos la dieta de nuestro perro de forma radical puede provocar diarrea y malestar, por lo que vamos a tratar el tema para que lo acepte bien y no tenga problemas relacionados con su tránsito intestinal.

No es recomendable bajar la calidad del pienso ya que la comida más barata suele estar procesada en conjunto con proteína vegetal, que suele ser dañina para el tracto digestivo de los canes. Además, la calidad y sabor podría ser muy distintas a la de su comida actual, cosa que a tu perro no le gustará.

Pasos a seguir para cambiar la alimentación de tu perro

Porque la adaptación a un nuevo pienso debe hacerse de forma gradual y poco a poco, deberemos medir las cantidades de cada tipo de pienso que le damos en cada toma.

Durante una semana o diez días necesitarás tener un poco de los dos piensos (el nuevo y el que ya usabas). En pocos días conseguirás cambiar la dieta de tu perro siguiendo estos porcentajes:

  • Días 1 a 3: Mezclar 25% del pienso nuevo con 75% del anterior.
  • Días 4 a 6: Mezclar el 50% de la comida nueva con el 50% de la anterior.
  • Días 7 a 9: Mezclar el 75% de la comida nueva con el 25% de la anterior.
  • Día 10: Ya puedes poner el 100% de la comida nueva.

De esta manera iremos acostumbrándole al nuevo sabor pero sin que lo note raro ya que también tendrá del pienso anterior que ya conocía.

Si en cualquier momento durante este proceso tu perro deja de comer o presenta vómitos o diarrea, no le sigas dando el pienso nuevo y ponte en contacto con tu veterinario ya que puede tener intolerancia o alergia.

Según sea el caso o si tiene el estómago delicado, el proceso se puede alargar hasta tres semanas, en caso de ser así, se prosigue siguiendo un ingreso menos brusco del nuevo pienso:

  • Los primeros dos días se debe hacer una mezcla del 10% del nuevo pienso en conjunto con un 90% del pienso actual.
  • Al tercer y cuarto día, la dosis de pienso nuevo subirla hasta un 20% y el actual dejarlo en un 80%.
  • Durante el quinto y sexto día hay que poner en su plato un 30% de pienso nuevo y un 70% del antiguo.
  • Durante el séptimo y octavo día, la mezcla debe ser un 40% del nuevo pienso y un 60% del anterior.
  • Entre el noveno y décimo día, una mezcla del 50% de ambos piensos.

Seguimos así el proceso hasta que el perro acepte el pienso nuevo por completo en el día 20, mientras vamos aumentando el porcentaje poco a poco para no ser tan bruscos en el cambio de dieta.

¿Por qué debemos cambiar la dieta de nuestro perro?

Cambiar la dieta de nuestro mejor amigo puede ser bueno en distintas situaciones.

Para empezar será básico cambiar la alimentación del perro según su edad puesto que adultos, cachorros y jóvenes no tienen las mismas necesidades nutricionales. Tampoco tienen las mismas necesidades las diferentes razas según el peso o la actividad física que realizan.

También es una buena idea cambiar el tipo de alimentación si hemos pensado darle uno de mayor calidad, o con otros alimentos y nutrientes para que no le falten aportes en su dieta.

Al rotar la comida le vamos a aportar a nuestro perro diferentes aminoácidos, diferentes nutrientes y le complementamos su alimentación.

También el cambio en su alimentación puede deberse a que, tras castrarlo, como tienen tendencia a engordar, debamos mirar algún pienso más light, que contenga más cantidad de fibra para que, combinado con ejercicio, consigamos que se mantenga en su peso y no engorde para evitar futuros problemas de salud.

Si nuestra perrita va a ser mamá o acaba de serlo, su alimentación también puede verse modificada ya que, al igual que los humanos, necesita tener aportes diferentes de nutrientes para surtir a sus cachorros y para ella encontrarse bien.

Algunos trucos para cambiar la comida a tu perro

Aunque la idea de cambiar la comida gradualmente es simple, no siempre es sencilla. Algunos perros separan los dos tipos de comida y terminan comiendo solamente el alimento al que están acostumbrados, ignorando la nueva comida, o hacen lo imposible para conseguir el alimento que les gusta de otro modo, normalmente pidiendo a los demás miembros de la familia.

Si notas que tu perro no quiere comer el pienso nuevo o que ha dejado de comer, deberás acudir al veterinario para descartar una posible enfermedad. Una vez que el especialista nos confirme que se trata simplemente de un capricho del animal, prueba con los siguientes consejos para cambiar la comida de tu perro:

  • No dejes el recipiente de comida durante mucho tiempo a su alcance. Los perros que se acostumbran a comer en cualquier momento tienen más dificultades para cambiar de comida que los que se acostumbran a comer en horarios fijos. Prueba a poner la comida en un momento del día determinado  y retírala después.
  • Cuando pasas de comida orgánica a seca, puedes remojar el pienso para perros en agua tibia o caldo de pollo sin sal para hacerlo más apetitoso. También puedes calentarlo un poco pero nunca le des comida muy caliente a tu perro.
  • Puedes poner algo de mantequilla fundida sobre la nueva comida para que sea más apetitosa. Los olores de la mantequilla suelen ser muy atractivos para los perros.
  • Asegúrate de mezclar muy bien los dos tipos de comida en el cuenco. Así tu perro tendrá más dificultad para separarlas.

Última actualización el 2022-08-12 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *